10 motivos por los que no enamorarse de un(a) snowboarder

Las mejores cualidades de los/las snowboarders pueden convertirse en tu peor pesadilla, pero si te dejas llevar por el corazón seguramente te sientas identificado con más de uno de estos motivos.

Espiritu Aloha | may 22, 2019
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

1. Nunca tendrán ahorros y se gastarán todo su dinero en viajes y material.

Siempre necesitan otra tabla o ir a una montaña nueva. Aunque su red de amigos suele ser extensa y los viajes significa que van a dormir en el suelo de la casa de algún colega, nunca tendrán dinero para hacerte un regalito. Así que, si eres de los/las que quiere detalles a menudo, en ellos encontrarás mucha pasión, pero poco dólar.
John Jackson

2. Al mal tiempo ellos le ponen buena cara…

Pero ese es el día que tú te quedarías en casa al lado de la chimenea, con una manta con un buen libro o una peli viendo como nieva, pero para ellos/as ese es el día. ¡Paquetón! Nunca madrugan, pero ese día te van a sacar de la cama por los pelos a primera hora de la mañana, te arrastrarán a la montaña y te harán pasar frío todo el día mientras ellos/as tienen una sonrisa de oreja a oreja. Esa es la definición de felicidad, contigo o sin ti. Pero oye, es contagiosa y al igual se te pega un poco de esa energía positiva.

3. Son buenos snowboarders pero no les preguntes que te enseñen

Por qué no lo harán y aunque están llenos de buenas intenciones, si lo intentan la relación sufrirá, y tú también. Y es que a nadie le gusta verse solo arriba de una pista siguiendo instrucciones que llegan en forma de gritos des de abajo.
Alaska para todos los bolsillos
Y tampoco te gustará hacerle esperar… Así que mejor que te enseñe un profesor, y luego ya lo/la atraparás sin problema.

4. La persistencia y la convicción son su forma de meditación.

No rendirse generalmente es algo positivo, y de cabezonería a los snowboarders no les falta y se pasarán todo el día probando el mismo truco, en el mismo módulo hasta que les salga. Por les saldrá, sino te tendrán en el snowpark hasta que os echen, y pobre de ti que te pierdas el momento de la victoria en el que vence al rail, salto, wallride o similar y plancha un truco mediocre. Porque se sentirá como el pro más bueno del planeta y esperará halagos y aplausos.
Miyabi Onitsuka is seen at Alts Bandai ski resort in Fukushima, Japan on January 22, 2018.
¡Ah sí! Y que lo tengas grabado en tu teléfono, porqué sino lo puede ver 300 veces al llegar a casa y compartirlo en redes, no cuenta.

5. Nunca te creas lo de “una más y nos vamos”.

Nunca van a decir que es la última porque lleva mala suerte, pero eso conlleva que no paren. Cuando están en la montaña parece que no se les acaben las pilas. Eso sí la alegría les transpira por cada poro de su cuerpo. Están haciendo lo que más les gusta en esta vida, son afortunados, y lo saben. Así que hacerles terminar la jornada para regresar a casa no será tarea fácil.

6. Tienen una pasión y quieren que todo el mundo lo sepa.

Dependiendo si es un/a freerider o un/a freestylers van a llevar ropa distinta, pero seguro que será identificativo de lo que hacen, y de quién son. Su identidad no la llevan en el carnet, la llevan puesta y tienen que asegurarse de que todo el mundo sepa que son guays porque se pasan todo el día hacienda trucos en el snowpark o que son super aventureros por que se marcan unas líneas de freeride que no veas.
Prepárate para que te digan cosas como “¡No! Esto no te lo puedes poner porque es una marca muy mainstream, o haces pinta de turista” – “Sí, lo hace un amigo mio que tiene una marca de ropa, es brutal”.
Anna Gasser
¡Ah! Y si esperas que se arreglen, la camisa de cuadros es su ropa de gala, las palabras camisa y corbata, falda y tacones no existen en su vocabulario.

7. Las noches románticas con palomitas cobrarán un nuevo sentido.

Ver una peli significa ver videos de snowboard, uno detrás de otro y sin parar.
Al menos ahora con Youtube y las redes sociales hay variedad y no te tendrás que tragar el mismo una y otra vez, aunque las bandas sonoras de las pelis de Standard Films, Absinthe Films o MGV inspiraron a muchas almas snowboarders durante años y años.
Lo de la comedia romántica no es para ellos, así que no te decepciones cuando frunzan el ceño cuando vean tu perfil de Netflix.

8. Los olores exóticos en tu casa no serán de especias o nuevas recetas glamurosas.

A todo/a snowboarder que se precie, le huelen los pies, bueno más bien las botas, sobre todo en los días más calurosos que la nieve está más pesada y aguada y las deja empapadas.
Marie-France Roy - Estilo de vida, Canadá 2007
Ese olorcillo a húmedo y estancado será el perfume habitual de tu casa. Pero si es amor verdadero, te acostumbrarás… o le tirarás las botas por la ventana.

9. Mentes creativas con potencial ilimitado.

Su creatividad no tiene límites, y eso implica que cuando se aburren son capaces de hacer cualquier cosa. Aunque muchas veces serán cosas que no tienen mucho provecho.
Por si acaso, esconde las llaves del coche de tu abuela.

10. Sus planes de futuro son “diferentes”.

Hacer temporada en Canadá, viajar al invierno austral, hacer heliesquí en Alaska, soñar en tener una moto de nieve, comprar una finca en la montaña y convertirla en un snowpark gigante… Sus sueños y planes de futuro quizás no sean los habituales de estudiar, trabajar, ahorrar, comprar una casa y formar una familia. Pero eso no significa que no sean compatibles. Lo que sí es seguro es que nunca te vas a aburrir y la rutina o la estabilidad no serán un problema en vuestra relación.
Jake Burton... snowboarding
Es muy bien sabido que los deportes como el surf, el snowboard o el skate son deportes que no se practican, sino que se viven. Por lo que no es de extrañar que se conviertan en una obsesión. Des de fuera puede parecer que los snowboarders estamos locos, somos unos inconscientes o queremos ser jóvenes toda la vida, que también, pero la verdad es que hemos encontrado aquello que nos hace felices y nos hace vibrar, nos llena de alegría y nos hace ser mejores personas.
Ser la pareja de un/a snowboarder si no se comparte esta pasión puede resultar un tanto extraño o inusual, pero si te dejas llevar igual hasta descubres una nueva manera de ver la vida, la montaña y la diversión.
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone