5 consejos para sobrevivir al ciclismo de larga distancia

Espiritu Aloha | jul 12, 2018
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Cubrir una larguísima distancia de más de 320 km en bicicleta puede parecer una locura, pero aquí tienes algunos consejos y estrategias para superar este reto.

1. Controla el ritmo

Cuando comienzas y la adrenalina empieza a fluir es fácil tener la tentación de ir demasiado fuerte pero esto no es lo ideal pues te quemarás y luego lo acabarás pagando.

Escucha a tu cuerpo e interpreta las señales que te envía. Si tu respiración es tan agitada que no puedes hablar significa que estás yendo muy deprisa. Lo mismo podemos decir si sientes que tus piernas están ardiendo con ácido láctico.

Los recorridos muy largos se centran en las fibras musculares de contracción lenta. Trata de evitar la aceleraciones bruscas y las sobrecargas, pues de lo contrario se consumirán con rapidez las reservas de glucógeno (energía).

2. Un estómago a prueba de balas

 

 

Se supone que el cuerpo puede absorber unos 60-90 hidratos de carbono por hora. Además de una gran cantidad de agua, siempre dependiendo de la temperatura.

Da un poco igual el tipo de nutrición, ya sean geles y barritas energéticas o algo más normal como un sándwich de jamón y barras de cereales. Lo importante es que no tengas el estómago vacío.

Puedes llevar mucha comida en la bici pero si el trayecto es muy largo llegará un momento en el que se te acabe. Así que tendrás que parar en una gasolinera o en una tienda para comprar alimento.

3. Ten todo preparado

Hay un dicho, seguro que lo has oído, que dice algo así: “si no te has preparado, prepárate para fracasar”. En el ciclismo de larga distancia, debido al tiempo que se pasa encima de la bici, hay más posibilidades de que algo del equipamiento acabe funcionando mal.

Antes de comenzar debes revisar la bicicleta a conciencia. ¿Están bien los neumáticos? ¿La cadena? ¿El cambio? Debes tener tu montura inmaculada, de lo contrario es posible que la aventure acabe antes de tiempo.

No te olvides de llevar las piezas de repuesto necesarias.

4. Mejor en compañía

 

 

Muchos ciclistas prefieren recorrer largas distancias en solitario. Pero el ir acompañado aumenta las posibilidades de éxito, sobre todo si se trata de la primera vez.

Si vas en carretera, rodar detrás de un amigo te ayudará a conservar mucha energía (se supone que ir a rebufo puede suponer hasta un ahorro del 30%). Lo que te puede ayudar a superar los momentos más difíciles.

Ir en grupo también supone una ayuda a la hora de orientarse o reparar una bici. Algo que se vuelve todavía más importante cuando el agotamiento hace que tu mente no funcione como es debido.

5. Escucha a tu cuerpo, no a tu cabeza

El cómo enfrentarte a los momentos más duros dependerá de ti. Algunos ciclistas tienen un pensamiento positivo que van repitiendo en sus cabezas. Otros se premian a sí mismos: “Si recorro 10 km más me tomaré el pastel que me queda”. Otros continúan por mera tozudez a pesar de que sus cerebros les dicen que deben parar.

Una buena táctica es concentrarte en objetivos a corto plazo, por ejemplo los próximos 5 km, y no pensar en todo lo que te queda por delante. Después de los 5 intenta hacer otros 5.

No hay duda de que hay momentos que suponen un reto incluso para los ciclistas más duros y cómo respondas dependerá del éxito o no de tu aventura. Prepárate y acepta que tu manera de enfrentarte al sufrimiento marcará una enorme diferencia en el resultado final.

 

Fuente: www.redbull.com/es-es/