En busca de la cascada más alta de Panamá

Circuito de cascadas en Chiriquí

Andrés Matos | sep 01, 2019
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Rumbo a conocer la cascada más alta de Panamá

Luego de reunirnos un viernes a las 11 pm. en Albrook, punto de encuentro famoso para aquellos que deseen conocer el país, nos aventuramos a ir hacia la provincia que limita con Costa Rica, Chiriquí. Pero, esta vez, no hacia Boquete, sino hacia la Comarca Ngäbe Buglé. Cabe señalar que las comarcas tienen autonomía en Panamá, rigiendo sus propias normas. En algunos casos hasta cobran por el ingreso a sus zonas, como es el caso de San Blas, Comarca Guna Yala.

Amanecer en Comarca / Créditos: Andrés Matos (@matos0893 en Instagram)

¡Feliz con lo poco!

Nuestra estadía en la Comarca me recuerdo lo felices que podemos ser con tan poco. Los locales no cuentan con TV y la señal de telefonía solo llega en algunos puntos estratégicos y dependiendo de la compañía. En el caso de Movistar era al lado de una hamaca en nuestro lugar de camping. Lo novedoso es que cuentan con paneles solares, permitiendo que se carguen los dispositivos electrónicos, como celulares, por ejemplo. Sin pavimentar, la calle es de suelo volcánico, lo que, a su vez, hace que haya mucho frío en la noche. Pero conociendo más en detalle la zona, fuimos a caminar, en busca de bebidas y encontramos una infraestructura educativa que, bien, pudiera ser una escuela de la Ciudad de Panamá. Un proyecto de Meduca, donde los niños, niñas y/o adolescentes de la zona estudian.

Créditos: Andrés Matos (@matos0893 en Instagram)

Primera parada: Kiki o QuiQui

Luego de ocho horas de trayecto en carro, llegamos como a eso de las 6 am. del sábado para visitar a la cascada más grande a lo ancho, no a lo alto. Kiki, desde que la ves a lo lejos, sabes que será todo un espectáculo. Imponente como cualquier ninguna otra cascada. Con una caída, aproximadamente de 150 metros de altura, te deleita con sus gotas de frescura. Lo curioso y atractivo del lugar es la especie de cueva que esconde detrás de la cascada, apreciando una especie de cortina. Es uno de los spots más «taquilleros» o para la fotografía o selfie. El segundo viene siendo uno debajo, en una roca donde pega el agua de la caída. Sin lugar a duda, si visitas Chiriquí, debes ir a Kiki.

Cascada Kiki / Créditos: Andrés Matos (@matos0893 en Instagram)

Segunda parada: Romelio

No tan lejos de Kiki, se ubica, ahora sí, la caída más grande de Panamá, Romelio. Yo siempre digo que, por los momentos, puesto que Panamá todavía esconde muchos lugares que se mantienen vírgenes. Romelio cuenta con una caída de 200 metros de altura, aproximadamente, pero menos caudalosa que Kiki, eso no lo dudes. Se puede llegar, tal y como en la tercera parada, a una meseta para bañarse en los pozos y pequeños charcos de donde nace la cascada.

Cascada Romelio / Créditos: Andrés Matos (@matos0893 en Instagram)

Tercera parada: Chorcha

En el mi caso personal, ya era mi segunda visita a Chorcha, pero había un cambio radical en este paisaje. Las lluvias formaron «cabezas de agua«, así como lo lees. Acumulación de agua en la parte alta de la montaña genera que se formen este descenso en temporada de invierno. No era el mismo lugar, había árboles caídos por doquier, y lazos para señalizar por dónde ir. Lo bueno de esas cabezas de agua es que llenó más las pequeñas caídas mientras vas en ascenso.

Una de las caídas mientras se asciende a Chorcha / Créditos: Andrés Matos (@matos0893 en Instagram)



Ver mapa más grande


Provincia: Chiriquí

Redes sociales:   1. Instagram: @matos0893 / @matosaudiovisual

Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone