Estos son unos de los deportes más extremos que puedes practicar

Espiritu Aloha | feb 15, 2018
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Existen deportes de todo tipo, menos o más arriesgados, que requieren mayor esfuerzo físico o menor, más resistencia o menos, pero independientemente de todo ello, hoy queremos presentar los más extremos.

Salto base

En anteriores ocasiones les hemos mostrado vídeos de salto base, porque nos gusta, porque es el deporte que verdaderamente te hace sentir que has conquistado el cielo, porque es ¡lo p**o más! La disciplina de B.A.S.E. jumping modifica los límites del paracaidismo hasta el extremo, a mucha menor altitud y con el riesgo añadido de la cercanía del lugar de lanzamiento. Es el deporte más arriesgado que se practica en el cielo y se ha de pasar por un duro entrenamiento e infinidad de saltos en paracaídas antes de conseguir la licencia de B.A.S.E.

 

Escalada “solo integral”

También conocida como escalada natural, se trata del ascenso por montañas sin protección alguna o medidas de seguridad para evitar la caída. Al realizarse sin cuerdas, el escalador se ve sometido a la mayor de las presiones, ya que el mínimo fallo le puede llevar a la muerte. Aquellos que practican la escalada solo integral lo hacen en vías que ya conocen y están familiarizadas con ellas. Las paredes tienen una dificultad por debajo de lo que están acostumbrados, todo ello para reducir al mínimo el riesgo de caída.

Street Luge

También conocido como “trineo de asfalto”, el street luge se practica en un monopatín de unos 1’5 metros de largo y que se conduce tumbado, diseñado para descender pendientes asfaltadas. En estos descensos, quien lo practica llega a alcanzar velocidades punta superiores a los 130 km/h. Surgió como una evolución del monopatín de descenso cuando los pilotos descubrieron que alcanzaban mayores velocidades conduciendo tumbados, lo cual llevó a cambiar la longitud y la anchura de la tabla, y a darle una forma convexa.

Buceo libre (apnea)

El buceo en sí en un deporte que conlleva muchos peligros. Se ha de llevar un equipo totalmente seguro para evitar problemas que puedan ocasionar la muerte del submarinista. Pero aparte del submarinismo con botella de oxígeno, existe una modalidad que es libre y se le conoce como apnea. Es un deporte extremo que tiene como base el control voluntario de la respiración dentro del agua mientras se recorren largas distancias descendentes hacia las profundiades del mar. Se debe entrenar muy duro para someterse a las presiones hidrostáticas altas donde los gases se comprimen y el volumen de los pulmones se ve considerablemente reducido.

Heli-ski

Por si esquiar en montañas empinadas fuese poco, hay locos del deporte que prefieren practicar el heli-ski, la disciplina que consiste en lanzarse desde un helicóptero a una montaña de nieve virgen y deslizarse pendiente abajo sobre nieve polvo. El riesgo no está solo en el salto, sino también en el hecho de pisar un terreno virgen, sin conocimiento del terreno. Puede darse la situación de que el esquiador o snowboarder provoque detrás de sí un alud inesperado que le acabe arrollando o enterrando bajo la montaña.

Tow-in surfing

Se trata de la modalidad del surf más peligrosa de todas. Consiste en ser remolcado con una moto de agua, lancha o incluso se transportado con un helicóptero hasta una zona de difícil acceso a causa del peligroso oleaje. Los lunáticos que practican este deporte lo hacen para saber lo que se siente al navegar una ola gigante. Las tormentas, ventiscas e incluso el arrecife de coral que se encuentra por debajo de las olas son riesgos a tener en cuenta. Si una ola de estas te engulle puede dejarte atrapado en el fondo del mar por una corriente submarina que se encuentre en ese mismo lugar.

Alpinismo

Los alpinistas persiguen alcanzar las cimas más altas del mundo. Para ello se valdrán de cuerdas, mosquetones, clavijas, piolets y todo tipo de utensilios que les ayuden en el ascenso. Aquellos que tienen el alpinismo como su mayor hobby solo quieren sentirse vivos y demostrarse a sí mismos que pueden subir más y más arriba. Los accidentes a gran altura, la falta de oxígeno y el edema cerebral son los principales riesgos a los que debe someterse un alpinista experimentado. A medida que los alpinistas ascienden, la oxigenación de su cerebro disminuye, la coordinación motora es torpe y comienzan a tomar decisiones de forma lenta.

Fuente: www.buhomag.com

Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone