El kitesurf te enseña que todo se basa en fluir

Andreína Peñaloza | nov 19, 2016
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

kite-arubaLa vida nos muestra por diferentes vías, cuál es el mejor camino para hacer las cosas bien y sentirnos felices con nuestras acciones. Como periodista en Deportes Extremos y amante de sus prácticas, he descubierto las mejores metáforas de la vida en cada una de estas disciplinas, que me apasionan.
Uno de mis Deportes de Aventura favorito es el Kitesurf, para practicarlo es necesario un cometa, similar a un parapente, que se asegura a la cintura del atleta por medio de cuatro o cinco líneas, unidas por una barra y ésta al arnés. Para deslizarse sobre el mar, se utiliza una tabla que permite al kitesurfista navegar sobre las olas. Todo gracias al impulso del viento que se logra con la destreza de maniobrar el cometa.
Es un deporte de riesgo controlado, muy vistoso desde la orilla donde queda claro que es fácil caerse abruptamente, si no hay habilidad al practicarlo.

En Venezuela he tenido el placer de tomar cursos y asistencias en Adícora, Estado Falcón y en El Yaque, Margarita. Ambas playas son increíbles para los riders y aunque es distinta la forma en que el viento entra a la playa, la teoría es la misma: hay que mover el cometa en forma de ocho, no aferrarse a la barra y fluir con el cometa.
Estás últimas palabras son dictadas por todos los profesores que me han dado clases, desde Aruba en Fisherman’s Hut hasta Los Taques, Estado Falcón. Suena fácil decir que “no te aferres a la barra y fluye con el cometa” pero en la práctica es complicado porque nuestro instinto es aferrarnos a las cosas, las personas y los momentos. Por eso fluir resulta complejo porque significa realmente creer en algo que aún no ves con claridad. Además se debe asumir con la firmeza de que te irá bien. Para mí así es la vida, muchas veces soltando se gana más.
Un día comprendí que esta analogía aplicaba igual para la vida porque nos cuesta el desapego, es duro soltar momentos y por otro lado no es tan sencillo fluir con las olas de la vida. Sin embargo, al igual que el Kitesurf, estoy plenamente segura que es mucho más certero y satisfactorio aplicar estas lecciones en nuestra vida porque en este camino todo se basa en fluir.