El mundo de la escalada rinde homenaje a David Lama tras su muerte

Espiritu Aloha | abr 25, 2019
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

David Lama era un niño prodigio de la escalada que se convirtió en escalador de competición y campeón del mundo siendo adolescente. Supo enseguida que su verdadera pasión era el alpinismo y dedicó su vida a escalar los picos más difíciles del mundo. Lama y otros dos alpinistas de élite fallecieron en una avalancha en el parque nacional de Banff el 16 de abril de 2019.

La avalancha solo duró unos segundos, pero se llevó por delante décadas de futuras aventuras e inspiración en la forma de tres alpinistas de talla mundial. David Lama, Hansjoerg Auer y Jess Roskelley fueron arrastrados mientras intentaban ascender una ruta difícil y peligrosa en la ladera oriental de Howse Peak (3.295 metros) en el parque nacional de Banff el 16 de abril. Las labores de recuperación se han paralizado debido al peligro de avalanchas en la zona, según un portavoz de Parks Canada.

Auer, posiblemente el mejor escalador en solo integral de Austria, tenía 35 años. Roskelley, hijo del legendario alpinista estadounidense John Roskelley y leyenda emergente de la escalada por derecho propio, tenía 36. Lama, de padre nepalí y madre austríaca, tenía 28. Los tres eran alpinistas profesionales patrocinados por la marca The North Face. La mañana del viernes, la empresa dedicó su página de inicio a estos atletas.

Su ascenso más célebre y reciente fue el del Lunag Ri (6.895 metros), que antes se consideraba la montaña más alta no escalada y no prohibida de Nepal. Era una meta que Lama había conocido gracias a Roskelley, que le enseñó una foto de la montaña en un campamento base de Alaska. Lama intentó escalar el Lunag Ri, una montaña de geometría hermosa con una cima asombrosa en forma de cimitarra de granito, cuatro veces en cuatro años hasta lograrlo.

Originalmente, había aspirado a escalar la montaña con Conrad Anker, un alpinista estadounidense 29 años mayor que él. Con todo, en 2015, Anker sufrió un ataque al corazón provocado por la altitud a 6.000 metros y la escalada se convirtió en un rápido descenso que le salvó la vida. Lama ayudó a Anker a bajar de la montaña y organizó el rescate para trasladarlo a un hospital de Katmandú, donde se sometió a una operación y finalmente se recuperó. En lugar de reclutar un nuevo compañero para su proyecto, Lama escaló el Lunag Ri solo y fracasó una vez más antes de lograrlo en 2018, cuando regresó más fuerte y más en forma que nunca.

 

Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone