3.500 kilómetros de vuelta a España en paddle surf

Espiritu Aloha | Sep 26, 2018
Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Coger un remo y subirse a una tabla de surf es un gesto cada vez más habitual en playas, pantanos y ríos. Que el #StandUpPaddle (SUP) es uno de los deportes acuáticos de moda, lo sabemos. Que sirve para pasear y hacer un poco de ejercicio, también. Pero, ojo, que detrás de ese semblante ‘dominguero’, el paddle surf también sirve para hacer locuras y afrontar nuevos retos.

Y si se trata de retos, el aventurero Antonio de la Rosa tiene mucho que decir, sobre todo en lo que respecta a superarse a sí mismo a bordo de una tabla de SUP. Atrás quedaron sus anteriores desafíos, navegando por el Círculo Polar Ártico o recorriendo el río Tajo desde Madrid a Portugal.

 

 

Buscaba convertirse en la primera persona en completar la vuelta a la península ibérica en este medio, algo que finalmente ha conseguido.

Antonio llegaba el pasado octubre a Portbou (Gerona), tras 141 días remando y después de recorrer sobre su tabla más de 3.500 kilómetros de costa. A una media de 40 kilómetros diarios (unas 7 u 8 horas de esfuerzo), el pucelano ha ido recorriendo todas las costas peninsulares de España y Portugal.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Remando en sup en la vuelta a la Península ibérica con el Mulhacén a mi espalda,3500 mts,tomaaaa

Una publicación compartida por Antonio de la Rosa (@caliaventura) el

 

De los casi cuatro meses sobre la tabla, sólo 20 jornadas no salió a la mar por causas climatológicas, tiempo que el aventurero aprovechó para disputar competiciones de paddle surf cerca de la zona donde se encontraba.

Su complicado paso por Estaca de Bares, el vértice más al Norte de Galicia; los acantilados de San Andrés de Teixido, casi 30 kilómetros en los que no había ningún entrante de tierra para parar; el robo de dos de sus tablas en Oporto; la confiscación de otra de ellas por la policía marítima portuguesa, que más tarde pudo recuperar; su difícil paso por el estrecho de Gibraltar o por el concurrido Puerto de Algeciras fueron algunos de los momentos más complejos.

 

 

Antonio viajó solo la mayor parte del recorrido aunque, en ocasiones, contó con la compañía de aficionados y amigos que se unían a él para animarle y acompañarle en determinados tramos.

Superado este reto, Antonio  volverá a participar en la Lapland Extreme Challenge, el desafío de superación humana más extremo de Finlandia, prueba que no pudo superar este año a causa del congelamiento de tres de los dedos de los pies.

 

Fuente: www.redbull.com

Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone