Barcelona un auténtico museo al aire libre

Espiritu Aloha | Oct 04, 2018
Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Su núcleo primitivo, el que se encontraba rodeado por murallas en la época romana, conforma el actual Barrio Gótico. Calles estrechas, con recoletas plazas y rincones entrañables, acogen una abundante muestra de construcciones góticas tanto civiles como religiosas. Alrededor de la impresionante Catedral de la Ciudad Condal surgen palacios medievales como la Casa dels Canonges, La Pia Almoina o Casa d´Ardiaca. La plaça del Rei agrupa otro dédalo de maravillosos edificios como el Palau Reial Mayor, la Capilla de Santa Ágata o el Museu d´Història de la Ciutat. Por su parte, la plaça de Sant Jaume reúne a importantes instituciones como son el Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento o Casa de la Ciutat. No se debe olvidar la iglesia de la Mercè, patrona de Barcelona.

 

Al lado del Barrio Gótico, y también de origen medieval, se extiende el Barrio de la Ribera. En su origen agrupaba a comerciantes y gentes de la mar, pero con el paso del tiempo se construyeron, además, magníficos palacetes. Algunos de ellos han sido acondicionados para albergar importantes museos de la ciudad. El Palacio de los Marqueses de Llió (Museu Textil e Indumentaria), Palau Nadal (Museu Barbier-Müller d ´Art Precolombí) o el Palau Aguilar (Museu Picasso) son sólo una muestra.

 

El carácter integrador de Barcelona hace que, en escasos metros, viajemos en el tiempo desde las estructuras góticas de la iglesia de Santa María del Mar hasta el Modernismo del Palau de la Música Catalana.A finales del siglo XIX se definió el urbanismo del área central de Barcelona, el Eixample (Ensanche). Una extensa cuadrícula, con grandes avenidas y ángulos en chaflán, aunó el trazado irregular de barrios antiguos y poblaciones periféricas con las colinas de sus alrededores. La emergente burguesía catalana erigió aquí sus mansiones y palacetes poniendo en práctica los principios más atrevidos del Modernismo.Arquitectos como Gaudí, Doménech i Montaner y Puig i Cadafalch contaron con maestros de las artes aplicadas para llenar de fantasía las calles de Barcelona.

 

El Park Güell, Palau Güell y la Casa Milà “La Pedrera” de Gaudí, y el Palau de la Música Catalana y el Hospital de Sant Pau de Doménech i Montaner han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Templo de la Sagrada Familia, la Casa Lleó Morera, la Casa Amatller o la Casa Batlló son sólo algunas de las numerosas joyas modernistas que pueblan la ciudad.La Rambla, una de las arterías del casco histórico que conduce al Mediterráneo, es uno de los mejores lugares para cogerle el pulso a la ciudad. Sus diferentes tramos llevan al visitante desde la iglesia románica de Santa Anna hasta el mercado de pájaros y los puestos de flores, pasando por bellas muestras de la arquitectura renacentista y barroca. El Palau Moja, la iglesia de Betlem o el Hospital de la Santa Creu nos servirán de guía. Otros centros de la vida cultural y cotidiana de esta zona son el Palau de la Virreina (actual centro de exposiciones), el Mercat de la Boquería o el Gran Teatre Liceu.Barcelona es una ciudad que mira al mar y su fachada marítima es un compendio de diferentes estilos artísticos. Les Drassanes, las antiguas atarazanas y sede del Museu Marítim, y la Llotja del mar son una muestra de las instalaciones portuarias medievales. Casas porticadas conducen al Parc de la Ciutadella, la Villa Olímpica y el Port Olímpic. Playas, muelles, una impresionante oferta museística y de ocio (L´Aquàrium, Imax 3D, el mirador de Colón…) convierten el puerto de Barcelona en un lugar cosmopolita y lleno de vida.Algunas de estas modernas instalaciones son herederas de los Juegos Olímpicos de 1992. Huella que también se percibe, junto a las monumentales obras de la Exposición Universal de 1929, en la montaña de Montjuïc.

 

El Castell de Montjuïc (Museu Militar) domina esta emblemática montaña en la que se encuentran joyas de la arquitectura barcelonesa. La plaza de Espanya, la Fuente Mágica, el Palau Nacional (con el fondo medieval del Museu Nacional d´Art de Catalunya-MNAC) o la Anella Olímpica son algunas de las obras más sobresalientes. El Estadi Olímpic, la Torre de Calatrava, el Palau d´Esports Sant Jordi y el Pabellón INEFC (Institut Nacional d´Educació Física de Catalunya) de Ricardo Bofill se integran en bellas áreas ajardinadas.La cultura de Barcelona se refleja en sus edificios, sus parques y sus esculturas al aire libre, pero también en incontables colecciones museísticas. Nombres propios como Picasso, Miró, Tàpies o Gaudí cuentan con museos que recogen su obra. Piezas de arte de todas las épocas son conservadas en el Museu d´Història de la Ciutat, el Museu d´Història de Catalunya, el Museu d´Art Modern o el Museu d´Art Contemporani(MACBA). Otras muchas instituciones ponen al alcance de todos las vanguardias artísticas a través de exposiciones permanentes y temporales.

 

El Centre de Cultura Contemporànea de Barcelona (CCCB) o CaixaForum son algunas de ellas, en las que el contenido es igual de importante que el continente. Los museos barceloneses ponen al alcance del visitante otras muchas materias: arqueología, zoología, ciencia, etnología, arte precolombino… Multitud de salas de exposiciones completan esta rica y variada oferta cultural.El Ayuntamiento de Barcelona pone a disposición del visitante la Barcelona Card (para 1, 2, 3, 4 ó 5 días). Transporte gratuito, importantes descuentos en museos, espectáculos e, incluso, restaurantes son sus principales atractivos. También se puede adquirir el Articket, una multientrada que permite visitar el MNAC, el MACBA del arquitecto Richard Meier, la Fundació Joan Miró, la Fundació Antoni Tàpies, el CCCB y el Centre Cultural Caixa de Catalunya, en “La Pedrera”, a un precio reducido.

Nota de: https://www.spain.info/es/que-quieres/arte/monumentos/barcelona/la_sagrada_familia.html