Golbalización

Andrés Matos | Oct 03, 2019
Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

El fútbol como movimiento de masas a nivel mundial

La comunicación, aún más en la contemporaneidad, debemos entenderla como una construcción de la realidad que siempre es artificial, codificada, construida con una finalidad –política, cultural, estética, histórica, publicitaria, entre otras– para lograr seducir a una audiencia que transita por un espacio donde el discurso predominante es el del espectáculo.

Despedida de Baloy, Penedo, Blas Pérez y Tejada / Créditos: Andrés Matos

En este sentido, la historia nos ha enseñado que toda la sociedad ha tenido, por igual, su gran espectáculo. Dependiendo de las épocas, hemos optado por alabar a un evento deportivo sobre otro. Primero, fueron las Olimpíadas de Verano; luego, las batallas de los gladiadores en el Coliseo y, ahora, el deporte más famoso del mundo en la actualidad: el fútbol. Algo que André Malraux, novelista y político francés, denominó como “el extraño siglo de los deportes”, por su organización disciplinada y estudiarse desde las canchas y los vestidores.

Los tiempos han cambiado tanto que se intelectualiza el fútbol en exceso, se considera que cualquier entrenador con ingenio es un filósofo y se publican odas lamentables en nombre del amor a la camiseta. Lo decisivo, a fin de cuentas, es que el fútbol se percibe como cosa mental. Nadie puede jugarlo ni verlo sin imaginación.

El fútbol es un agente de la sociedad de masas. El mundo se dirige a la globalización y con este juego se está produciendo una especie de “gol-balización”. El balón se lleva a todas partes, hay goles en cualquier rincón de la aldea global.

Hitos que marcaron un antes y después en el fútbol centroamericano

El fútbol de Centroamérica y del Caribe dejó de ser desestimado por el resto de las potencias a nivel mundial. En parte, por lo sucedido en una gran brecha que se ha ido abriendo a lo largo de los años, con gestas realizadas por los futbolistas.

Partido amistoso no FIFA entre Panamá y País Vasco / Crédito: Andrés Matos (@andres-matos)

El primer hito fue la clasificación de El Salvador al Mundial de 1970, que aunque no logró el desempeño deseado, vio a Brasil coronarse como tricampeona del mundo, de la mano de una gran selección (Félix en la portería, Marco Antonio y Carlos Alberto en las laterales, Brito y Piazza en la parte central, Clodoaldo y Gerson de mediocentros, Jairzinho y Rivelino como interiores, y Pelé y Tostao de delanteros.

Luego, Costa Rica en el Mundial de Italia de 1990. Otro fantasma venció a un país centroamericano, específicamente en el estadio Azteca de México en el 2001. Puesto que ninguna selección había sido capaz de derrotar al “Tri” en su cancha, sin embargo, eso acabó cuando Costa Rica, de la mano de Rolando Fonseca y Hernán Medford terminó con esa racha y derrotó a los mexicanos 2-1. Honduras se sumaría a lo hecho por los ticos, venciendo a los aztecas en eliminatoria mundialista.

Otro hito fue cuando Costa Rica en Brasil 2014 alzó su pase a cuartos de final al derrotar a naciones de gran calibre como Italia y Uruguay, cayendo en penales contra Holanda. Los ticos acabaron en el octavo puesto sobre 32 participantes de aquella Copa del Mundo, ubicándose en la mejor posición de una selección centroamericana en un mundial. La llegada, después, de un centroamericano al equipo europeo y catalogado como el más exitoso, Real Madrid, terminó de disipar cualquier duda sobre la capacidad de los jugadores de Centroamérica y del Caribe. Además, Keylor lo confirmó con cada ocasión que salió al frente, incluso, siendo figura para conseguir la undécima Champions League (o Liga de Campeones), haciendo olvidar rápidamente a una leyenda como Iker Casillas, quien fue fichado por el Oporto de Portugal.

Panamá en el Mundial de Rusia 2018

Y para el 10 de octubre del 2017, Panamá lograría su primer pase a una Copa del Mundo, siendo Rusia la sede de este magno evento, siendo Felipe Baloy el primer anotador de La Marea Roja.

Estadio Rommel Fernández / Créditos: Andrés Matos (@matos0893)
Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone