La selva de Panamá también tiene su encanto

Andrés Matos | Oct 10, 2019
Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Inmersos en el Parque Nacional de Portobelo

El Parque Nacional de Portobelo, ubicado en la provincia de Colón, es un área natural protegida donde se mezclan el mar con el bosque húmedo tropical. Posee un total de 34,846 hectáreas y que, a lo largo de sus kilómetros, se encuentra el Conjunto Monumental, infraestructuras coloniales que todavía quedan en pie. Fue declarado monumento por la UNESCO en el año 1980, Patrimonio Mundial de la Cultura y por la OEA Ciudad Monumental de América.

Potrero que da comienzo al trayecto al Salto de los Monos / Créditos: Andrés Matos (@andres-matos)

5 horas de camino para acampar

Pero el Parque Nacional de Portobelo aguarda tanto costa como selva. Y esta vez nos adentramos al corazón de la selva. Luego de 13 kilómetros desde que dejamos los carros hasta el lugar donde acampamos, pasaron muchas estaciones o paradas, pudiendo escuchar los monos aulladores, vimos monos cariblancos o capuchinos, había un montón de insectos, y hasta serpientes en nuestro regreso. Había diversos microclimas, pasando de uno más seco a uno más húmedo mientras ingresábamos a la selva. Lo cierto es que sudamos la gota gorda y ejercitamos nuestras piernas. Almorzamos en una de las faldas del Río Guanche, que da hacia el Mar Caribe, y nos bañamos en el Chorro Verde Esmeralda, dado el nombre por el color que agarra cuando le pega el sol y no ha llovido tan fuerte.

Chorro Verde Esmeralda / Créditos: Andrés Matos (@andres-matos)

La lluvia no dejó de estar presente

La selva se ubica dentro de la Serranía La Llorona, por lo que la lluvia siempre es un factor clave. Durante nuestra caminata, a partir de las dos horas, estuvo presente este factor hasta después de haber llegado y haber puesto nuestros campings. No olvidar que en Jordonal de Capira existe la Serranía El Llorón.

Campamento / Créditos: Andrés Matos (@andres-matos)

Rumbo a lo que vinimos

El Salto de los Monos, ese era nuestra meta, nuestro objetivo. Una impresionante caída con varios niveles que inicia con un pequeño charco en la cima y se va acumulando en los sucesivos niveles hasta lograr el tamaño que se observa en los videos. Las palabras no bastarán para describir el lugar, porque hay que estar allí. La temperatura del agua es fría, pero luego de tanto caminar es lo de menos.

Salto de los Monos / Créditos: Andrés Matos (@andres-matos)


Ver mapa más grande


Provincia: Colón

Redes sociales:   1. Instagram: @matos0893 / @matosaudiovisual

Share this post...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone