La primera tabla de surf 100% sostenible

Espiritu Aloha | jul 10, 2018
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

El plástico, uno de los materiales estrella del siglo pasado, ha acabado por convertirse en un problema a escala planetaria. Muchos de los residuos acumulados en el océano quedan a merced de las corrientes marinas, formando inmensas islas flotantes de desperdicios de todos los tamaños, algunos de ellos tan diminutos que son imposibles de percibir a simple vista. A veces estos desechos acaban en el estómago de aves o animales marinos, y pasan a formar parte de la cadena trófica, con su consiguiente peligro para todo el ecosistema.

 

 

Limpiar todos nuestros mares de estos residuos omnipresentes y casi eternos (tardan un mínimo de 450 años en biodegradarse) son palabras mayores, pero todavía estamos a tiempo de concienciar a la población para que reduzca su consumo. Esa es la meta que se ha propuesto Sustentabla, una ONG chilena que ha ideado un modo de convertir los residuos plásticos recogidos en las playas en las primeras tablas de surf del mundo fabricadas íntegramente a partir de plástico reciclado.

Limpieza de plásticos de las playas

El pasado mes de abril, la ONG Sustentabla organizó una batida de limpieza en la zona norte de la isla en colaboración con organizaciones y comunidades isleñas. En total, más de 30 voluntarios limpiaron playas, riachuelos y otras fuentes de agua, recogiendo, entre otros, 60 kilos de vidrio, 23 kilos de polietileno de alta densidad (HDPE) y 27 % de tereftalato de polietileno (PET), dos de los plásticos más fáciles de reciclar.

 

 

Su objetivo es convertir los residuos plásticos en unos pellets reutilizables a los que darán forma de tabla de surf siguiendo la técnica del rotomoldeo. El resultado: los primeros modelos 100 % sostenibles fabricados con plástico reciclado.

En este mes de julio, Sustentabla planea llevar a cabo una segunda actividad de limpieza y educación ambiental, esta vez en la isla Chañaral, una zona marina protegida que forma parte de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, en la región de Atacama, una zona de rica biodiversidad marina y terrestre declarada en 2017 Hope Spot (Sitio de Esperanza) de los océanos del mundo por la ONG Mission Blue, liderada por la oceanógrafa Sylvia Earle.

 

 

Fuente: http://www.nationalgeographic.com.es