Las Filipinas: Una aventura de siete cascadas en Panamá

Andrés Matos | jun 16, 2019
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone

Las Filipinas son un conjunto de siete cascadas, ubicadas en Sorá, escasamente a una hora y media de la Ciudad de Panamá.

Luego de un palo de agua durante el día anterior, la mañana del día siguiente nos recibió con los mejores destellos del sol para visitar Sorá. Inicié el trayecto en la terminal de Albrook rumbo al Pío Pío de Bejuco, cerca de Chame. Posteriormente, comenzaría la segunda etapa de la ida a los cuerpos de agua imponentes con un segundo bus rumbo al mini súper del Sorá, local conocido por ser de dueños chinos. Una camioneta 4×4 nos esperaría para ir rumbo a Las Filipinas.

Llegar a la séptima cascada requiere mínimo de una foto

En Las Filipinas se divisa el cerro Chichibalí, que divide dos distritos: Chame de Capira.

A pesar de haber siete cascadas, hay una gran cantidad de cuerpos de agua que refrescan a cualquiera con sus aguas frías, pero no tienen los metros suficientes para ser considerados como cascadas como tal. Cabe destacar que no había restos de basura, como sí hay en otros destinos y senderos del país. Al igual que la cascada La Nativa, esta pertenece a una propiedad privada.

Parte de los cuerpos de agua que se aprecian en el camino. Créditos: Andrés Matos (@matos0893 en IG)

La séptima es la vencida.

A medida que avanzabas de cascada, pareciera que la dificultad iba en aumento. Las primeras, de fácil acceso, solo contaban con unos escalones para su llegada. Pero con el trayecto, rocas resbalosas, mayor nivel de agua y hasta sogas iban sumándose a la lista de obstáculos. Hay sogas en el sitio para brindarte un apoyo al momento de escalar las subidas empinadas. Pero llegar a la última cascada resultó ser más complicado de lo normal. Con una caída fuerte, pero fotogénica, requiere de cierto esfuerzo físico y equilibrio para no «morir» en el intento. Sin lugar a duda, todo una experiencia aventurera.

La caída de agua de la séptima cascada desde una toma casi cenital. Créditos: Andrés Matos (@matos0893)

Logramos disfrutar de tres cascadas, la segunda, la quinta y la séptima, solamente para quienes se atrevieron a conquistarla. Una gran oportunidad para valorar la naturaleza y apreciar los pintorescos paisajes del corregimiento más grande de Chame. Cabe destacar que el nombre Sorá posiblemente se debe a «Soró», un cacique, que significó la palabra «viejo» en la época del Descubrimiento y la Conquista Española.

Probablemente una especie de la familia Pisauridae (arañas de tela de guardería). Créditos: Andrés Matos (@matos0893)

Ficha técnica:
1. Dificultad: Medio / difícil.
2. Costos: $2.25 de Ciudad de Panamá a Bejuco, $1.20 de Bejuco a Sorá, más la entrada a la propiedad privada para disfrutar de la cascada ($3 o un estimado de).

3. ¿Cómo llegar?

En autobús: Agarrar un bus desde la terminal de Albrook, que diga Chame o San Carlos. Luego bajarse en el Pío Pío de Bejuco. En la calle interna antes del mini súper de Bejuco hay unas vans que te llevarán a Sorá. Te dejarán en el mini súper de los chinos, donde procederás a tomar un 4×4 con destino a Las Filipinas. Comienza el trayecto hacia cada una de las cascadas.
4. Curiosidades: Un total de 25 cuerpos de agua se pueden contabilizar. De agua fría, pero muy refrescante para un buen baño en la naturaleza.
5. Recomendaciones: Llevar zapatillas resistentes, cuidar el paso porque las piedras son muy resbalosas cuando les cae agua. De no tener las condiciones óptimas, no vaya a la séptima cascada. Y agua para el trayecto, no teniendo a favor la falta de bebederos cercanos o tiendas para comprar.

Redes sociales:
Comparte este articulo...Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Email to someone